Follow by Email

domingo, 9 de enero de 2011

Impuesto Inflacionario.



El concepto impuesto inflacionario enuncia –según los libros de economía– que la inflación constituye un impuesto desde el gobierno hacia los ciudadanos, ya que aumentaría la liquidez del primero en detrimento de los ahorros del segundo.

La teoría dice que la inflación redistribuye valor económico de los tenedores de activos monetarios –léase, dinero en billetes– a los emisores e impresores de esos billetes. ¿Por qué razón? Permite al Gobierno de turno utilizar este nuevo dinero antes de que los efectos de una mayor base monetaria se distribuyan por la economía, es decir antes de que suban los precios. Los gobiernos pueden obtener recursos adicionales, emitiendo moneda, vale decir “aumentando o creando” la base monetaria. A esta práctica se la denomina Señoriaje.

Este efecto puede utilizarse como una vía más de financiación del gasto público, con la ventaja de que es un impuesto encubierto cuyos efectos se notan con un retardo de meses o incluso años. Uno de los efectos no deseados de esta operatoria es la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, ya que estos siempre corren atrasados con respecto a la velocidad de expansión de la tasa de inflación.

Dicho de otra manera, la inflación puede hasta resultar beneficiosa para un Gobierno, ya que permite financiar el déficit, porque en vez de bajar el gasto aumenta los ingresos al subir los precios de las operaciones sobre las que cobra impuesto. Del otro lado de la cuerda, la inflación es el impuesto más injusto, porque castiga el consumo de los más vulnerables.

Un ejemplo típico –explicado por la gente de evaluecon.com.ar– de esta teoría económica es el siguiente: Una persona tiene un ingreso nominal anual de $30.000. Durante ese año la inflación fue del 10%, lo que reduce elvalor de sus saldos reales. Por eso para poder mantener el valor real de sus tenencias de moneda, esta persona tiene que aumentar su cuenta bancaria en $3.000.

Esos $3.000 no son para gastarlos y además parece que los estuviera ahorrando, pero en realidad lo que hace es intentar mantener constante su riqueza en términos reales. De esta forma evita que la inflación se “coma” parte de su riqueza.

Por eso se dice que la inflación actúa de igual forma que un impuesto, porque la gente se ve en la obligación de gastar menos de sus ingresos y a pagar el fisco la diferencia, ¿a cambio de qué?… de dinero adicional. Con lo cual el gobierno puede, de esta forma, gastar más y la gente menos, de igual forma que si el estado hubiera aumentado los impuestos para seguir financiando el gasto público.

En fin. ¿Será esta la razón por la cual no se toman medidas para hacer frente a la inflación? ¿Sera por esto que se niega el problema? ¿Será que el objetivo de esconder la información no es otro que aumentar los ingresos del fisco? Que cada uno tome sus propias conclusiones.










Fuente: www.tasadeinflacion.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario